divendres, 2 de gener de 2009

Adiós, mi vida.

El veintinueve de noviembre hacía frío. Ella se fue de un día para otro, ‘esta vez va enserio’, me dijo. Esa frase se me quedó he hizo eco entre mis neuronas durante semanas. No pude decir nada. Llegué a casa y mi almohada recibió mis quejas y mis llantos durante toda la noche. Al día siguiente ella me confesó ‘ahora no puedo estar contigo, pero siento que quiero morir contigo’. Eso también se me quedó grabado. El problema es que una frase con la otra chocaban, y por mucho que lo intentase, sus letras no podían bailar a compás..

5 comentaris:

  1. Ideas, pensamientos, palabras y sentimientos, son a veces similares, pero nos dejan solas, rotas y sin sentido...
    Poco a poco debes volver a ser tú, hablo desde la experiencia...

    besotes de esta peke.

    pd: te espero por mi rincon con una buena taza de cafe caliente.

    ResponElimina
  2. Tienes mi email, ese cafe cuando quieras, gracias por las lindas palabras, ya sabes lo se sufre...

    besotes y te espero

    ResponElimina
  3. Muchas veces que he creído haber prendido algo sobre las relaciones personales, la experiencia me demostró equivocada; sin embargo, lo que sí me quedó grabado a fuego, es que el tiempo pone todo y a cada uno en su lugar; yo pagué por mis errores y espero que todos acaben haciéndolo.

    No se debe subestimar a alguien que te ofrece toda su eternidad, que siempre es bastante más que unos cuantos días de pseudoamor. Aunque también soy de la opinión de que todos merecemos a alguien que nos quiera sin hacernos sufrir; porque al fin y al cabo es bastante paradójico que intenten hacernos creer que quien más nos quiere, más nos hará sufrir, no?

    y bueno, estas son reflexiones bastante ebrias, así que quizá no tengan demasiado sentido...

    bona nit!

    ResponElimina
  4. El amar es sin condicion y sin dolor, la persona que te quiere debe hacerlo a cambio de NADA.

    Animo!!! que seguro que salimos de está.

    besotes, mi oferta continua en pie.

    ResponElimina
  5. Creo que el estado ebrio se está convirtiendo en mi nuevo estilo de vida...
    Eso, y los malditos exámenes que no me dejan vivir.

    ñañañaña

    Recuerda que la esencia de la vida es siempre ir hacia delante, no se puede tener un arrebato de nostalgia e intentar recuperar el pasado; bueno, sí se puede, pero no se debe.

    Y como bien dijo otro Grande:

    me hago un vestido con tó lo que he perdido
    y ya tiene sentido sonreir

    =)

    ResponElimina